La Santa Sede no cede

Leí por ahí que ahora el Vaticano prohibe la ordenación de curas gay.
A ver si entendí bien: ¿A los trolos no los dejan pero a los que se garchan minas sí?
¿Y si no es así qué tiene que ver ser trolo con ser cura?

Para mí que hay gato encerrado, che.

Leave a Reply

Your email address will not be published.