Esperanza

Pensar que uno se está sintiendo morir. Le dan dolores terribles en el pecho y todo da vueltas. Está sólo en casa y ni siquiera atina a levantar el teléfono para llamar a emergencias médicas. El televisor está a todo volumen y el aire es de pronto irrespirable porque uno se dejó huevos hirviendo y se acabó el agua. El vecino de arriba pone la música a un volumen exagerado y la casa tiembla al paso del tren, del que lo separan unos 10 metros. Hay un par de moscas zumbando que pareciera que se quisieran meter en los oídos de uno, pero ya no se tienen ni fuerzas para apartarlas. Desde el tren que pasa algún gracioso tira una piedra que hace estallar una ventana en mil pedazos. Algunos fragmentos de vidrio le lastiman la cara pero eso no sería nada si no fuera porque, sin ventana, los trenes que pasan producen un rugido que estremece.
Arrastrándose por el piso y ya agonizando uno descubre perplejo en un último momento de lucidez que bajo el sillón del living está el anillo cuya pérdida ocasionó la ruptura.
Si uno no estuviera en esa situación, ahora sería tan fácil explicar todo.


One thought on “Esperanza

  1. Como fiel lectora del blog sugiero que postees quizas 1 vez algo con un poco de positivismo. 🙂
    Muy lindo todo.

    R.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *